31 de diciembre de 2016

Y así fue mi 2016...

Un año de crecimiento personal, bueno, todos los años lo son, por el conjunto de experiencias que se viven y de enseñanzas que se adquieren, pero, particularmente en éste, tuve las más decisivas, aquellas que generaron una violenta mella en mi persona y me obligaron a madurar.



1) Debido a mi tesis durante el primer semestre del año, y principalmente desgano, no fue un año en que me dediqué a ver muchas series ni a jugar muchos videojuegos.

2) La gente puede ser cruel y mentirosa, al punto de alegar sentir cosas que en realidad no profesa, y usarte a conveniencia sin importarles como te sientas tú, o bien, sus acciones contrarian a sus palabras. Da asco enterarte de cosas por medios ajenos a la boca propia. Sin embargo, uno DEBE tener la fortaleza de cortar de raíz esas relaciones tan insanas y tóxicas. A largo plazo, los resultados positivos se ven: paz mental y felicidad.

3) Tánatos no tiene horario de visita, y por mucho que la anuncie, por mucho que tú crees prepararte para ello, la partida de un ser querido deja un vacío extremadamente difícil de compensar. El tiempo sana las heridas, la melancolía sigue allí, se irá mitigando con el tiempo. Comprendí que en este tipo de casos, la soledad me hace mucho bien y la discreción fue mi mejor aliada contra comentarios lastimeros y carentes de sinceridad.

Duré un tiempo de hiatus por la muerte de mi abuela. Y sinceramente, visité más funerarias este año que sitios turísticos.

4) La satisfacción de licenciarme no me la quita nadie, independientemente de ser muy "promedio" o muy talentosa dentro del Diseño Gráfico (según criterios, para mí, la primera). Ya dependerá de mí, nutrirme y mejorar en mi profesión, como descubrir mi verdadero camino profesional. No tendré talento, pero tendré que trabajar duro para perfeccionarme.

5) Fue un año tan lleno de nuevos conocimientos adquiridos, que me siento fascinada. Fotografía, Diseño Web, Idiomas (introducción a varios de forma autodidacta, mejoramiento del Inglés), ¡y mucho más!. Si hay algo en que quiero que el 2017 se asemeje a este año es en este campo. ¡Me fascina estar aprendiendo cosas nuevas!

6) Los amigos no sólo se conocen en las malas, ¡también en las buenas!. Se trata de estar en ambas situaciones, no en un solo conjunto de ellas.

Personalmente... Estoy cansada de actuar como un soporte para los demás cuando atraviesan una mala racha, y en las buenas, ni siquiera me toman en cuenta.

Si bien, alguna vez afirmé que prefería "ser útil" a los demás que "ser querida"... No es que esté cambiando de opinión, pero de vez en cuando se siente bien que te quieran por lo que eres y no únicamente por tus capacidades para apoyar y solventar situaciones.

7) La situación de mi país cada vez se hace más insostenible. Creo que durante todo el año me quejé bastante como para ahondar en detalles aquí. Sencillamente, cada vez se me hace más difícil llevar mis planes a cabo, o simplemente llevar una vida normal. Si quieren saber más, lean las noticias.

En resumen, eso, 50/50. No fue el peor año de mi vida, tuvo sus cosas buenas, cumplí muchísimo de lo que me propuse, sin embargo, he tenido mucho mejores... Sin tantas lágrimas. Es como que, por cada cosa buena que me pasó, me pasó una mala.

Roguemos que el 2017 sea mejor, carajo.

Admito que tengo mucho miedo, en el 2017, oficialmente me introduzco en el campo laboral. Espero me vaya bien.

¡Feliz Año Nuevo 2017!